Seleccionar página

La Formación Programada por Las empresas, antes conocida como Formación Bonificada, es una de las iniciativas del Estado español para capacitar y formar a los trabajadores, con el fin de que aumenten sus competencias y especializaciones. Las entidades de trabajo tienen a su disposición un crédito destinado a la formación y cualificación de sus empleados, a través de bonificaciones que se realizan a la Seguridad Social. Esta formación, incluye actividades emprendidas por la misma empresa, permisos de formación individual para el trabajador que lo requiera, o la contratación de otras entidades que se encargarán de aplicarla. Cada empresa puede decidir qué tipo de formación requiere y a qué grupos de empleados facilitársela. Por otra parte, el coste  de estas actividades formativas para las organizaciones dependerá del tamaño de las mismas, a excepción de las que cuenten con menos de 9 trabajadores, las cuales se verán exentas de este cobro.

Formación Programada

La Formación Programada ha demostrado ser una poderosa herramienta que ha permitido elevar la productividad de las compañías que hacen uso de ella, y la cualificación y conocimientos de los empleados que la realizan, presentando por ende, beneficios tanto a nivel organizacional como personal, produciendo así mejores trabajadores para mejores empresas.

Para finales de febrero del 2016, más de 92953 ya han hecho uso de su crédito de formación para el presente año, repartiéndose entre 65810 cursos para los empleados, y disponiendo de un capital de unos 447 millones de euros. En el año 2015, más de 439 mil empresas capacitaron a sus empleados gracias a la Formación Programada.

Las ventajas son innumerables, pero pueden destacarse una mejora continua en las capacidades de los empleados, que no se detienen en la mera puesta en práctica de sus conocimientos, sino que se mantiene actualizada con el estudio reciente de los avances en su área de especialización; además, los cursos de formación reportan beneficios al ambiente laboral de la empresa, facilitando la relación entre los trabajadores que realizan un mismo curso y la compañía; y, naturalmente, un incremento en la competitividad, cualificación y sentido de pertenencia entre los trabajadores, que harán que la empresa sea más eficiente en sus procesos, facilitando su crecimiento gracias a los objetivos logrados en la  Formación Programada.

 ¿Cómo puede bonificarse mi empresa?

Lo primero que debes hacer es calcular de cuánto crédito dispones para la formación de tus empleados, esto se hará en base a lo ingresado en el ejercicio anterior en concepto de cuota de formación profesional, además del porcentaje que deberá abonar la empresa respecto al número de trabajadores de los que disponga.

Para empresas de 10 a 49 trabajadores la empresa deberá participar con sus recursos en un 25%;  de 50 a 249 trabajadores, 40%; y de 250  empleados en adelante en un 50%.

Si contratas a una empresa para gestionar los cursos de Formación Programada, ellos pueden hacer ese cálculo por ti, de cualquier manera, en la web de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, anterior Fundación Tripartita, hay simuladores que te permitirán calcular tu crédito.

Además, debes contar con el certificado digital de persona jurídica de tu empresa, lo que te permitirá darte de alta en la Aplicación Telemática de la web de la Fundación Tripartita (http://empresas.fundaciontripartita.org/default.aspx?AspxAutoDetectCookieSupport=1), el cual es el lugar donde se gestionan las tramitaciones necesarias para las ayudas formativas para las empresas.  Luego de este proceso, el organismo debe presentar ante la Representación Legal de los Trabajadores, o en su defecto, a los empleados afectados en la Formación Programada, un documento que explique todos los datos pertinentes a las acciones formativas, tales como el calendario de ejecución, la metodología a implantar y sus objetivos.

Seguidamente, se debe comunicar el inicio del curso en la aplicación telemática, y tras realizarlo, comunicar igualmente su finalización, lo que permitirá aplicar la bonificación final.

Nuevas resoluciones

Recientemente entraron en vigencia nuevas resoluciones que las empresas deben tener en cuenta para poder disponer de la formación, entre ellos encontramos:

  • A partir del presente año 2016, los cursos a bonificarse no podrán ser a distancia
  • Los cursos deben tener una duración mínima de 1 hora, y no podrán ser utilizados como métodos de divulgación o comunicación informativa. Deben tratarse estrictamente de actividades formativas para contar como Formación Programada.
  • No se financiarán cursos en los cuales se entregue al público recursos, productos o herramientas, como tablets o regalos, que no sean de absoluta necesidad para la impartición de la formación
  • La Representación Legal de los Trabajadores deberá entregar un informe detallado respecto a la formación realizada
  • Desaparece el crédito mínimo de 420€ para las microempresas

En conclusión, la Formación Programada es la opción ideal para las empresas preocupadas por tener los mejores profesionales dentro de su estructura organizativa, trayendo beneficios y mejoras que se notarán en muy poco tiempo, si tienes una empresa y deseas hacer uso de tu crédito de formación, no dudes en buscar las entidades profesionales adecuadas que se encargarán de la gestión necesaria y de la impartición de los mejores cursos formativos para tus trabajadores.

 

Marketing Online

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!