Seleccionar página

El marketing TIC es la oportunidad que las empresas han deseado durante décadas para elaborar perfiles concretos de sus clientes y público target, y de esta forma realizar esfuerzos más eficientes de publicidad. Las Tecnologías de la Información y Comunicación para las empresas representan mucho más que un canal unidireccional de locución hacia sus consumidores: es mucho más que publicidad. Representan un medio de retroalimentación, donde no solo reciben nuestros mensajes, sino que interactúan con nosotros, lo cual nos permite conocer al detalle sus gustos, deseos y necesidades.

Ahora bien, esta oportunidad también conlleva una responsabilidad: la empresa debe ser capaz de crear una relación de confianza y empatía con los compradores. Esta responsabilidad, asimismo, surge de la competencia; si tú no satisfaces a tu audiencia, si no aportas valor a sus vidas, alguien más lo hará, y tu caída en ventas e importancia dentro del mercado pudiera descender dramática y rápidamente. Para evitar el estancamiento de la compañía, no hay nada en la actualidad como el marketing TIC: este es el mercadeo ajustado a tu público, la publicidad que le habla a sus necesidades y deseos más íntimos.

¿Pero cómo potenciar mi plan de marketing TIC?

En este artículo te contaremos algunos aspectos imprescindibles de tener en cuenta:

  • Separar la información relevante del relleno: parece increíble que en estos tiempos de información y tecnología, la mayoría de las empresas realmente no conozcan a sus clientes, y fallen en satisfacer plenamente sus necesidades. Pero es precisamente esta sobrecarga de data, la que hace que sea muy difícil separar lo realmente valioso del ruido.  Es indispensable que la compañía obtenga conclusiones acertadas a partir de datos precisos, e ignore el resto. Muchos departamentos de marketing fallan en esto, y terminan con un volumen de información que sencillamente no pueden manejar.  En este sentido, lo que se necesita es crear un cliente de Buyer Persona.  Éste, se considera como el consumidor perfecto o ideal. Aquel que en cada etapa del proceso de compra ha interactuado con nuestra compañía, y ha sido influenciado por nuestras estrategias. Desde el momento en que detecta su necesidad, pasando por cuando decide escogernos a nosotros sobre la competencia, hasta el punto en que se convierte en consumidor habitual.
  • Obtener los datos que definen nuestro Buyer Persona y lo separan de los demás: ¿pero qué distingue a nuestro cliente ideal de las demás personas? ¿y por qué habría de escogernos sobre otras opciones? En este punto de la estrategia de marketing TIC es que recopilan los datos que conforman la identidad de nuestro Buyer Persona: datos demográficos como edad, sexo, nacionalidad; nivel de estudios y ocupaciones usuales; cotidianidad y labores diarias; cosas que buscan en un producto; retos y dificultades que deben afrontar con frecuencia; términos que usan para hacer búsquedas en internet (SEO); intereses aparte de sus profesiones; redes sociales que más frecuentan, etc…
  • Contenido:  el contenido es la piedra angular de toda estrategia de marketing actual, y es la manera en que una compañía puede demostrar que conoce a su audiencia. Si a tu público no le gusta tu contenido, entonces debes volver a empezar. Con la cantidad de información y medios de entretenimiento que existen hoy en día, la planificación de marketing TIC solo puede ser efectiva si primero atrae a consumidores potenciales, de los cuales solo un porcentaje pequeño realizará una compra final. Esto es indiscutible para todas las empresas. Por ello, es necesario atraer muchísimo tráfico si queremos ver dividendos.  En este sentido, dependiendo de las características de tu Buyer Persona, podrás ofrecer PDFs explicativos, artículos de noticias o análisis, vídeos, software y herramientas gratuitas, entre otras.

Fases elementales de una estrategia de contenidos:

  • Objetivos: ¿qué queremos lograr con nuestro plan de marketing TIC? ¿ganar mayor presencia en las redes sociales? ¿aumentar las visitas a nuestra web o blog? , es importante que estos objetivos sean claros y realistas, ya que para ganar más tráfico se requerirían estrategias distintas a, por ejemplo, tener más seguidores en Twitter.
  • Indicadores de rendimiento: una vez definidos los objetivos, pasamos a los indicadores de rendimiento. ¿Cómo sabremos que hemos tenido éxito?, estos indicadores pueden ser el tiempo de lectura promedio en cada post, número de visitas diarias, número de RTs en Twitter, etc.
  • Generación de ideas y contenidos: es importante que el equipo creativo tenga largas sesiones de brainstorming y que no se vayan con las primeras opciones que se les ocurran. Dentro del marketing Tic, prima la creatividad y calidad sobre la cantidad.
  • Publicación, distribución y análisis: se procede a la publicación en los perfiles de redes sociales de la compañía o marca, además de otras iniciativas como envío por correo. Finalizado este punto, siempre de debe recurrir a herramientas como Google Analytics para medir el impacto de la ejecución de la estrategia en la relevancia de nuestra web.

Gracias al marketing tic, muchas compañías de pocos recursos pero mucha energía y creatividad han logrado atraer y fidelizar clientes. No puedes perder la cresta de la ola; por el bien de tu compañía, es necesario que trabajes desde ya en potenciar tu estrategia TIC.

 

Máster online Emprendedores de las TIC

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!