Seleccionar página

Estos son los factores en la elección del candidato para un empleo

Aquí, veremos cómo puedes saber qué candidato para un empleo es el que te ayudará a alcanzar las metas en tu compañía, quizás, más allá de sus talentos.

Encajar, puede ser el primero. Hay casos en que RRHH se ha enamorado del Currículum de un candidato para un empleo y, luego de contratarlo, entendieron que el nuevo miembro no estaba comprometido, ni llegó a relacionarse con sus pares. En pocas palabras, no encajaba con el medio social de la compañía.

Existen empresas donde lo que más importa es eso, el aspecto vinculado con lo social y cultura de sus trabajadores. Se sabe que un equipo que puede trabajar cómodamente, trabaja mejor. Estas marcas indagan, antes de conocer las habilidades y talentos técnicos del candidato para un empleo, si van a encajar. El costo de esa visión podría ser el tener que dejar ir a elementos altamente calificados. No porque no fueran útiles, sino porque detectaron que no serían felices en ese tipo de ambientes. Eso dependerá de la visión que cada empresa tenga al respecto y que elementos valore más, a la hora de elegir.

Una vez que decidimos que el candidato para un empleo es el indicado, debemos saber si queremos a un empleado con mayores conocimientos, o habilidades. Si necesitas resultados, quizás prefieras las habilidades; ya que por ejemplo, en situaciones de mucha presión, querrás a alguien con los conocimientos sobre su área y no tendrás el tiempo de estar entrenando a alguien más.

Por el contrario, si cuentas con tiempo y tu equipo funciona correctamente, puedes optar por alguien con menos conocimientos, pero la capacidad de adaptarse y velocidad para sumarse al grupo de trabajo. Ya puedes dedicarle lo que necesita, para que sume la información necesaria que, a futuro, lo pondrá al nivel deseado. Este también es un buen modo de evitar la situación descrita en el párrafo anterior, ya que no necesitarás correr a contratar a alguien más, en situaciones extremas y contarás con una plantilla mayor y calificada, para enfrentar el desafío.

Todos sabemos que en un “mundo ideal”, contratarías a un candidato para un empleo que se relacione perfectamente, posea los conocimientos y tenga la habilidad para resolver cualquier situación en este mismo instante, mañana y el día siguiente. Pero en el mundo real, administrar una empresa requiere tomar decisiones, basadas en necesidades surgidas ahora mismo y dependiendo de lo que ofrezca el mercado laboral. Necesitas completar tu equipo, algunas veces, con mayor rapidez que otras. Así, hoy podremos elegir a alguien con ciertas destrezas y, mañana, otro con mayores conocimientos.

Sólo asegúrate de que en ese balance de elecciones, siempre destaques lo que realmente necesitas en ese momento. No te enamores de uno, ni de otro. Entiende que debes tener clara certeza, acerca de cuáles son las metas que vas a alcanzar y con qué herramientas cuentas para hacerlo. De nada te servirá contratar a alguien, en forma apresurada, si luego te culparás por haber elegido erróneamente al que encaja, al habilidoso, o al conocedor del rubro. Evita lamentar cualquiera de ellos, o a los tres.

Si estás interesado en saber y formarte sobre empresas, negocios, Comunicación Corporativa….

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!