Seleccionar página

Con el curso superior en sistemas de gestión ambiental, el profesional obtendrá especialización para implementar normativas ecológicas en su compañía, y de esta manera hacer una diferencia dentro de su comunidad.

Un sistema de gestión ambiental, es un conjunto de estándares estructurados diseñados para ayudar a las organizaciones a gestionar el impacto ambiental de sus actividades, y a minimizar el daño al ecosistema que pudieran causar sus productos y servicios. Un sistema de gestión ambiental provee una estructura que cubrirá áreas como el entrenamiento, administración de recursos, inspecciones, objetivos y políticas.

En términos simples, un sistema de gestión ambiental es un enfoque para identificar las maneras en que el ambiente es impactado debido a nuestras actividades. Un sistema de estas características, ayuda a establecer prioridades para la acción, e involucra a cada uno de los empleados en la búsqueda de nuevas alternativas para disminuir esos impactos y proteger el ambiente.

El objetivo fundamental, aparte de la disminución del impacto ambiental, será establecer una dinámica autocorrectora y de continua mejora del sistema. El curso superior en sistemas de gestión ambiental, enseñará al interesado métodos estructurados para incorporar consideraciones ambientales en las operaciones del día a día, mientras promueve la mejora continua del ambiente y la salud humana. El sistema de gestión ambiental servirá para tomar responsabilidad y será un factor a tener en cuenta en todos los niveles de toma de decisiones, ayudando al cumplimiento de las regulaciones ambientales del país en donde la compañía realice su actividad.

Beneficios del curso superior en sistemas de gestión ambiental

Es fácil encontrar gerentes que piensan que a sus compañías les ha ido bien sin un sistema de gestión ambiental, y probablemente, la implementación de uno les costará mucho tiempo y dinero. Esto es lógico, solo hace falta pensar en el gran compromiso que supone para una empresa. Está el costo inicial, el tiempo y el personal que debe involucrarse en el desarrollo, implementación y mantenimiento de la estructura. Esto pudiera desanimar a mucha gente, pero es necesario factorizarlo.

La mayoría de las empresas no se toman los asuntos medioambientales muy seriamente. No existe una perspectiva, ni una política comprensiva a lo largo de toda la empresa, ni objetivos más allá de mantenerse alejado de problemas y multas, lo cual es una meta muy pobre. Un curso superior en sistemas de gestión ambiental, prepara al profesional para coordinar esfuerzos con la idea de mantener a la compañía dentro de las leyes, requerimientos y regulaciones gubernamentales; sin un sistema, solo se puede esperar que la compañía pierda fechas límites, falle en obtener permisos y bienes, no pueda implementar nuevas tendencias ambientales, tenga que continuamente contratar consultores, reasignar nuevos trabajos a empleados sin experiencia previa y, en definitiva, tener una mala reputación dentro de su comunidad.

Un buen sistema de gestión ambiental, en cambio, será un medio para mantenerse acorde a las regulaciones, incluso adelantarse a ellas, en vez de mantenernos atrasados y limpiando el desastre cada vez que ocurra. El curso superior en sistemas de gestión ambiental, convierte al egresado en un medio para que la empresa ahorre tanto tiempo como dinero, pues gracias a su labor, la compañía no tendrá que continuamente pagar multas y penalidades, ni comprar soluciones rápidas para manejar problemas, como equipamientos, herramientas, o tener que pagar un entrenamiento apresurado para ponerse al día, ni contratar ayuda legal o ambiental externa.

Asimismo, la compañía ahorrará tiempo al no tener que contratar personal innecesario, o buscar ayuda externa o soluciones a problemas comunes. No se tendrá que gastar tiempo lidiando con inspecciones adicionales, o escribiendo reportes, llenando ficheros o discutiendo problemas con profesionales externos.

El curso superior en sistemas de gestión ambiental es una herramienta para empoderar a tus empleados, y hacerles trabajar coordinadamente en la solución de problemas. Realiza una analogía con tu sistema de gestión financiera, por ejemplo, y como permite que todo el personal coopere, comparta y participe con el mismo objetivo del crecimiento financiero. Un sistema de gestión ambiental apropiado, te guiará en el proceso de verificar tus operaciones y actividades. Lo normal, es ver organizaciones que gracias al sistema pueden identificar a profundidad sus procesos, equipamientos y todo lo que ayude a reducir el desperdicio, cortar prácticas que produzcan desperdicios y encontrar grandes oportunidades para reciclaje y el ahorro de utilidades como electricidad y el uso del agua.

Asimismo, la implementación del curso superior en sistemas de gestión ambiental entre el personal destinado para ello, te ayudará a que, a corto o mediano plazo, la reputación de tu compañía mejore en todos los aspectos. Debemos estar claros: nadie quiere una instalación industrial cerca de su hogar. Si la compañía busca expandirse, abrir nuevas instalaciones o mudarse, tendrá que apoyarse en su reputación.

Esto quiere decir que mantener en funcionamiento un sistema de gestión ambiental es una manera para la compañía de decir que se preocupa por su ambiente, su comunidad y el rendimiento de sus operaciones, y por lo tanto, su crecimiento a todos los niveles será un proceso más sencillo.

 

Experto Europeo en Calidad y Gestión Ambiental

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!