Seleccionar página

Tus habilidades para mantener una negociación eficaz para tus intereses pueden ser la clave del éxito para tu empresa en los tiempos que corren. Negociar es parte de la vida, pero para tu empresa, es absolutamente vital que sepas hacerlo eficientemente. Una negociación pobre puede hundir a una compañía tan rápidamente como perder clientes importantes.  A veces, podemos pensar que negociar se basa fundamentalmente en ejercer el sentido común, pero en realidad, no es raro que las personas se vean atrapadas en la emoción del momento e ignoren sus instintos básicos. La emoción, la magia y la suerte no tienen lugar dentro de las negociaciones.

Una negociación eficaz

Hace falta tener un estómago de hierro, inteligencia callejera y una disciplina inquebrantable para convertirte en un gran negociador. Para ayudarte a realizar una negociación eficaz, hemos seleccionado una serie de tips para que tengas en cuenta:

  • Reconoce la diferencia entre discutir y negociar: discutir es cuando no escuchamos a la otra persona sino que somos inflexibles al momento de imponer nuestra visión de las cosas. La negociación, en cambio, se trata sobre la psicología de las relaciones, es educación mutua.
  • Conoce lo que quieres: ambas partes deben estar totalmente seguras de lo que quieren y deben transmitirlo de la manera más detallada y específica posible.
  • Prepárate: determina qué es lo mejor para ti y a qué estarías dispuesto a ceder y bajo cuáles circunstancias
  • Lo que quiere la otra parte: en una negociación eficaz, no siempre vamos a salir con las manos llenas y con todos nuestros deseos cumplidos. En vez de ser excesivamente egoísta, debes concentrarte en que tu socio sienta 4 sentimientos: control, seguridad, respeto e inclusión. Si para ello debes realizar alguna concesión, hazla.
  • Asóciate con el otro lado tan rápido como sea posible: dialoga sobre el contenido de la negociación en términos de “nosotros” en vez de “yo” o “mí”. Por ejemplo, “a nosotros  nos conviene cerrar este trato”. Esto creará confianza en la otra parte y la sensación de que, sinceramente, los dos están trabajando por los mismos objetivos.
  • Consigue la otra parte se comprometa con una posición primero: para lograr una negociación eficaz para tus beneficios, lo más recomendable es que logres que la otra parte haga la primera propuesta. Es una máxima que la primera oferta es siempre la peor, así que viendo qué es lo primero que ofrece la otra parte podrás ver hasta dónde “tensar la cuerda”. De lo contrario, si eres tú el que termina haciendo la primera oferta estarás en desventaja. Muchos vendedores te dirán en algún momento que les digas cuánto ofreces y que ellos te dirán si les satisface. Obviamente es una pequeña trampa, a lo cual lo mejor es que contestes “en estas circunstancias lo mejor que podemos pagar es esta cantidad. Pero si tienes otra propuesta veremos qué podemos hacer por ti”.
  • Delega tus decisiones de vez en cuando: para alcanzar una negociación eficaz debes saber cuándo puedes dejarle cierta cantidad de ese trabajo a otras personas. A veces, podrás conseguir mejores resultados de esa forma. Por ejemplo, si una oferta no te es conveniente, diles “déjenme consultar con mi gente en marketing”.
  • Pide más de lo que esperas conseguir: hacer esto es un ganar-ganar. Por una parte, quizás hasta consigas lo que estás pidiendo, sino, siempre puedes ir cediendo hacia lo que esperabas, lo cual te hará ver como alguien flexible y dispuesto a colaborar con la negociación
  • Ten otras opciones, y prepárate para abandonar la negociación si es necesario: si estás negociando la compra de maquinaria, por ejemplo, saber llevar una negociación eficaz puede depender de que tengas otras dos opciones de proveedores u otras opciones de máquinas que te sirvan también. No sientas miedo de marcharte de una negociación si la otra parte se muestra intransigente o abusiva. El buen negociador no siempre lleva a buen puerto la negociación, a veces simplemente no se puede. Ser un negociador, en cambio, hará que te marches de muchas mesas de diálogo en las que no se te estaba ofreciendo nada bueno.
  • Que todo esté escrito: muchos emprendedores cometen el error de sentarse en la mesa a negociar propuestas vagas o no completamente definidas. En una negociación eficaz se sabe que mientras no conste en papel, los términos siempre serán variables sujetas a lo que entienda tu contraparte. No cometamos ese error. Cada vez que vayas a presentarte para negociar un acuerdo, lleva tu propuesta en escrito, con todos sus aspectos bien definidos y redactados. El documento final puede que termine siendo muy distinto, pero comenzar con todos los puntos claros es vital para que ambos negociadores terminen satisfechos y dispuestos a trabajar juntos de nuevo.
  • Mantén el sentido del humor. Las mesas de negociación pueden estar cargadas de egos, emociones y agendas. Los emprendedores capaces de llevar una negociación eficaz, saben cómo mantener la calma, proveyendo liderazgo y soluciones. Por ende, sabe que la preparación es fundamental para crear estrategias que potencien el éxito de su empresa. Esperamos que estos consejos sean de vuestra ayuda.
Técnico Profesional en Técnicas de Negociación Eficaz

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!