Seleccionar página

Algo está claro: no hay nada como el análisis cualitativo de una empresa, para reflejar mejor el estado de salud de tu negocio, nada como algo que indique tus resultados financieros en números rojos o verdes.

Los números son fríos, y las pérdidas o ganancias en un ejercicio fiscal responden por sí mismas si la dirección que lleva la compañía es correcta, o por el contrario, es necesario que hagas cambios urgentes o paulatinos a fin de corregir los problemas que afectan su productividad.

No obstante, aunque las conclusiones que pudieran surgir del análisis numérico del trabajo de la organización son los principales factores que se tomarán en cuenta para definir su éxito o fracaso, el análisis cualitativo de una empresa es indispensable  para conocer a fondo la situación de la misma, y en función de ello, diseñar estrategias acordes para preservar su correcto funcionamiento, si es el caso, o dar un golpe de timón en el rumbo que lleva la compañía, y además, prever obstáculos o escenarios posibles en el futuro.

Análisis cualitativo de una empresa

Naturalmente, debes tener en cuenta que esta clase de informes son trabajos de opinión, por tanto, más información no es sinónimo de mejor conocimiento. Tienes que saber qué vale la pena analizar y qué no. Para esto, hemos seleccionado 3 áreas que deben ser sometidas a interpretación: personal, funcionamiento y situación de la empresa.

Personal:

El recurso humano es el motor que impulsará hacia adelante a tu organización. El análisis cualitativo de una empresa debe poner la lupa, en el área de personal, a estos factores:

  • Dedicación y experiencia: los empleados de tu empresa deben ser personas que muestren un alto nivel de interés en que el trabajo esté bien hecho, además de un grado de formación adecuado para la función que ejercen. En el caso de los directivos, la dedicación debe ser total y trascender la relación fuente de empleo-trabajador. Deben tomarse el éxito de la empresa como un objetivo personal, aunque eso implique tener que añadir carga laboral extra a sus horarios.
  • Equipo: El trabajo en equipo es indispensable, y esto debe reflejarse en el análisis cualitativo de una empresa. No es un cliché. Preguntas que debes hacerte: ¿Tus trabajadores son colaboradores entre ellos? ¿tienen una actitud positiva o son pesimistas? ¿es bueno el clima laboral? ¿cuáles toman más responsabilidades que otros? Cuando las cosas salen mal, ¿le echan la culpa a factores externos o son autocríticos?
  • Liderazgo: los dirigentes deben saber escuchar, ser humildes y amables, excelentes organizadores, con amplio conocimiento del sector comercial en el que la empresa desarrolla su actividad, y mantener relaciones cordiales tanto con sus subalternos como con los clientes y proveedores.
  • Reconocimiento: un empleado que únicamente reciba su salario por su buen trabajo difícilmente estará totalmente motivado. El análisis cualitativo de una empresa debe sugerir un sistema de incentivos y recompensas que gire en torno a la meritocracia. Esto aumentará el rendimiento del grupo humano y reducirá el índice de absentismo.

Funcionamiento

El proceso de producción o actividad de tu negocio no debe ser estático. Si las cosas van bien, entonces pueden mejorar. Atención a estos factores:

  • Innovación: No tengas miedo a los cambios. Detecta cuáles etapas operativas pueden mejorarse y las alternativas existentes. Si estás en condiciones, invierte en mejor maquinaria o recurso humano más preparado. Que no sea el éxito de la competencia lo que te obligue a innovar.
  • Fidelidad: el análisis cualitativo de una empresa debe definir el nivel de fidelidad hacia esta por parte de sus proveedores, y más importante aún, sus clientes o público objetivo. Clientes fieles son sinónimo de resultados financieros exitosos, por lo que si notas alguna vulnerabilidad en este sentido debes emprender estrategias con el objetivo de cautivar aún más a quienes ya adquieran tu servicio o producto, y atraer nuevas compras.
  • Infraestructura y activos: ¿en qué condiciones se encuentra tu edificio sede, vehículos o implementos tecnológicos? ¿en cuánto tiempo tendrás que dirigir recursos a realizar reparaciones o mantenimiento a tu maquinaria? ¿están asegurados tus activos?

Situación:

Esta área debe ser piedra angular del análisis cualitativo de una empresa pues definirá los factores principales sobre los cuales se sustentan los resultados financieros de la compañía.

  • Ventajas: ¿Aprovecha tu empresa alguna condición legal que pudiera cambiar en un futuro? ¿en cuáles puntos operativos eres más eficiente que tu competencia y por qué? ¿qué hace que tu producto final o servicio sea preferido sobre otros? ¿cuentas en tu estructura con empleados con formación sobresaliente? Estas son algunas de las interrogantes que debes responder para definir cuáles ventajas posee tu empresa y qué debes hacer para sacarles mejor partido
  • Desventajas: exactamente lo contrario al punto anterior. El análisis cualitativo de una empresa debe identificar las vulnerabilidades que pudieran afectar a tu negocio. Atención especial a las dependencias. Tercerizar parte de la operatividad pudiera incrementar tu eficiencia, pero demasiadas dependencias pueden hacerte perder el control
  • Sector: se debe hacer una observación profunda del sector en que se desarrolla la actividad económica. Entre otras cuestiones debes responder: ¿se prevé que tu producto o servicio siga teniendo el mismo nivel de demanda en el futuro? ¿es un sector en donde continuamente surjan nuevos competidores? ¿son efectivas tus campañas de marketing o debes modificar tu estrategia publicitaria?

Esperamos que estos consejos hayan sido de tu utilidad en esta apasionante carrera del emprendimiento.

Análisis Cualitativo

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!